Atrás

El IMIDA apuesta por aumentar la agrodiversidad hortofrutícola y su aplicación para la innovación gastronómica como seña de identidad regional

01·01·1970 | NOTICIA IMIDA

Pretende destacar el patrimonio fitogenético, dinamizar la producción y fomentar el consumo de los productos de la huerta murciana

Un taller participativo reúne a investigadores, agricultores, y chefs regionales con el fin de intercambiar ideas y definir las acciones

El Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Medioambiental (IMIDA) de la Comunidad Autónoma acogió hoy un taller participativo enfocado a la selección de cultivos hortofrutícolas para la innovación gastronómica, con el fin de fomentar la recuperación, producción y consumo de las variedades regionales tradicionales más emblemáticas.

El Imida, que posee el mayor banco de germoplasma de la Región (Bagerim) en el que se conservan unas diez mil variedades hortofrutícolas, viene desde hace meses desarrollando distintas acciones enfocadas a poner en valor estos recursos fitogenéticos, que podrían llegar a convertirse en seña de agricultura de calidad y de identidad regional.

Para ello, el Imida cuenta actualmente con la colaboración de más de medio centenar de agricultores y cocineros regionales, interesados tanto en el cultivo como en la aplicación culinaria de distintas variedades tradicionales. Muchas de estas variedades son especialmente interesantes tanto para la agricultura regional (por su adaptación a las condiciones edafoclimáticas de las distintas zonas), como para la gastronomía (por su diversidad de colores, sabores, formas y tamaños).

Durante la jornada, celebrada en las instalaciones del Imida de La Alberca, se intercambiaron ideas y opiniones entre los participantes, se presentaron las distintas actuaciones que se están desarrollando para la dinamización de la producción y consumo de estos productos, que debe reflejarse además en la aparición de nuevos nichos de mercado.

Se trata concretamente de tres actuaciones destinadas a la puesta en marcha de cultivos a la carta con chefs destacados de la Región; la promoción del cultivo en colaboración con las Oficinas Comarcales Agrarias de la Consejería y el desarrollo de un proyecto de innovación promovido por el Grupo Operativo Agrodiverso. Estas tres actuaciones están reforzadas, además, por distintas campañas de promoción y publicidad para favorecer tanto el conocimiento y consumo de estas variedades como las opciones de compra-venta de estos productos.

La directora general de Agricultura, Industria Alimentaria y Cooperativismo Agrario, Remedios García, y el director del Imida, Víctor Serrano, asistieron al taller participativo en el que estuvieron también presentes, entre otros, investigadores, agricultores, chefs y técnicos de distintas entidades de la Comunidad Autónoma.

Víctor Serrano mostró un gran interés en este tipo de iniciativas y proyectos colaborativos que permiten, dijo, «recuperar una parte importante de nuestro legado gastronómico», al tiempo que pueden convertirse, además, en «una herramienta de fijación de población en zonas rurales de la Región, dotando a estos productos de un valor añadido relacionado con la calidad, la cercanía, la identidad, la cultura y la gastronomía de vanguardia». La idea, remarcó, es «contar con otro recurso que nos permita posicionar a la Región de Murcia como referente gastronómico, constituyéndose incluso en un atractivo para el turismo de calidad».

Proyecto de innovación basado en variedades hortofrutícolas tradicionales

El proyecto ‘Promoviendo la diversidad de las variedades tradicionales en Murcia’, gestionado por el Grupo Operativo Agrodiverso, pretende introducir una estrategia de innovación en el sistema de conservación de las variedades tradicionales de la Región de Murcia.

El objetivo general de esta propuesta es revalorizar y dar a conocer dichas variedades a todo el sector agroalimentario, desde la producción hasta el consumo, haciendo una labor de recuperación de sabores y valores asociados a estas, a través de una metodología innovadora de selección participativa, que implicará a todos los actores de la cadena de valor de los sectores de consumo y producción, con el apoyo de técnicos e investigadores con experiencia en el manejo de variedades tradicionales.


Fuente: CARM.es

IMÁGENES

Imagenes

<
 
>